loading please wait..

Ciberactivismo y la cuarta ola del feminismo. ¿Ha llegado el cambio? – Irene Aguilar Sánchez

beyoncefeminist-politicafemminile

Las redes sociales han influido en gran medida a que los feminismos, el género y las desigualdades sociales derivadas de estas discusiones sean cada vez más relevantes en nuestras interacciones sociales a día de hoy. Seguro que, ahora, hasta tu abuela habla de lo feminista que son “Biyonsé” o “la de Harry Potter” (¡Pero es que pegaron un vuelco a Twitter!).

 

1

 

Hay quien habla de una cuarta ola del feminismo impulsada por Internet, los foros y las redes sociales; pero, ¿sabemos cuáles son las características de este movimiento y hacia dónde está evolucionando? Es más, ¿existe de verdad?

Si echamos la vista atrás hacia los tres primeros movimientos, veremos que la primera ola luchaba por la emancipación, mientras que la segunda ola se basaba en abolir los estereotipos de género. No fue hasta la tercera ola o neo-feminismo cuando se hizo notar la existencia de múltiples feminismos y se permitió el empoderamiento de mujeres de culturas distintas de la occidental, grupos marginales y/o minoritarios, mujeres de distintas clases sociales y educación… pero de forma individualista y eliminando el componente político. Es decir, que cada una se buscara las castañas solita.

El “boom” de internet y las redes sociales ha llevado a la creación de un espacio en el que las personas pueden expresar opiniones que, fuera de él, se perderían en el viento (y de los llamados “social justice warriors” o guerreros por la justicia social, como los llaman sus detractores). La opinión de personas que normalmente serían ignoradas por razón de procedencia cultural, educación, raza o sexo forman parte de una comunidad global que usa este medio para debatir o para realizar acciones de activismo.

Además, teniendo en cuenta que, según un estudio del Barnard College de la Universidad de Columbia, las mujeres en el rango de edad de 18 a 29 años conforman la mayoría de usuarios activos en redes sociales excepto en LinkedIn y firman un 250% más de peticiones en Change.org que los hombres en el mismo rango de edad, la situación es ideal para el intercambio de ideas y la identificación de los distintos ejes de opresión que inciden sobre cada uno de los grupos sociales.

 

2

 

La globalización y el establecimiento de Internet como la herramienta universal de comunicación, por lo tanto, ha conseguido una aceptación de la interseccionalidad (la idea de que los distintos ejes que oprimen a distintos grupos sociales se encuentran y crean problemas aún más complejos) sin precedentes. De hecho, es en Internet donde surgió la frase “revisa tus privilegios”, que critica abiertamente un enfoque centrado en el feminismo occidental y/o en la idea del género binario.

¿Significa esto que la era digital ha salvado el feminismo del pensamiento liberal y de la supremacía blanca? Uf, ojalá. Hoy por hoy, el colectivo transgénero y queer sigue siendo ignorado en muchísimos eventos, logros y acciones de activismo político, social y lo que se tercie. La islamofobia sigue campando a sus anchas, se ignora a las mujeres sin educación superior, se critican las preferencias sexuales y/o religiosas de otras mujeres, el trabajo que ejerzan y un largo etcétera.

Si hay una gran desventaja derivada de la amplia oferta informativa y el acceso inmediato a la misma de forma generalizada es la disgregación de los movimientos y las opiniones y la imposibilidad de establecer una corriente con la que se identifique todo el mundo que quiere la igualdad de los sexos. ¿No has visto nunca a alguien que intenta convencerte de que posee la verdad absoluta sobre la solución a todos los problemas de las mujeres? Pues eso.

 

3

 

Y, de la mano de esta circunstancia, llega una de los argumentos que más esgrimen aquellos que no consideran que ha llegado el cambio de una era. Las soluciones que cada una propone son muy distintas, y los intereses personales, también. Y aquí llega el “slacktivism” (del inglés “slack”, holgazanear y “activism”, activismo), que designa a aquellas campañas que la gente comparte para sentirse útil pero no denuncian asuntos de verdadera importancia, es cada vez más común entre los que dicen preocuparse por las injusticias y desigualdades.

La sociedad en la que vivimos fomenta la comodidad y la individualidad y, siendo sinceras, tenemos muchas maneras de entretenernos desde casa como para dejar el sofá. El principal problema de esta situación es que la gente no usa espacios físicos para debatir ni ganar visibilidad y puede provocar que, desde fuera, esto se vea como falta de compromiso o de soluciones válidas para los problemas que se denuncian.

En resumen, ¿existe la cuarta ola del feminismo? Yo opino que sí, pero sólo es mi opinión. Tampoco hay una gran diferencia en cuanto a pensamiento, aunque sí en potencial (para muestra, una selección de las campañas feministas más importantes en internet en los dos últimos años).

Hoy en día poseemos herramientas que antes no existían o no estaban a nuestro alcance. Usémoslas.

 


 

Referencias:

Cochrane, Kira. (2013) The fourth wave of feminism: meet the rebel women. The Guardian. [Publicación en línea] Disponible en: <http://www.theguardian.com/world/2013/dec/10/fourth-wave-feminism-rebel-women>

Munro, Ealasaid. Feminism: A fourth wave? Political Studies Association. [Publicación en línea] Disponible en: <https://www.psa.ac.uk/insight-plus/feminism-fourth-wave>

Martin, Courtney. and Valenti, Vanessa. (2012) New Feminist Solutions Volume 8. #FemFuture: Online Feminism. Barnard Center for Research on Women, Columbia University. [Publicación en línea] <http://bcrw.barnard.edu/wp-content/nfs/reports/NFS8-FemFuture-Online-Revolution-Report.pdf>

Baumgardner, Jennifer. (2011) F’em: Goo Goo, Gaga and some thoughts on balls. [Extracto en línea] <http://www.feminist.com/resources/artspeech/genwom/baumgardner2011.html>

Chittal, Nisha. (2015) How social media is changing the feminist movement. MSNBC. [Publicación en línea] <http://www.msnbc.com/msnbc/how-social-media-changing-the-feminist-movement>

 


 

 

Foto Irene                         Irene Aguilar Sánchez

                         Traductora y localizadora con demasiados hobbies para tener tiempo libre.
                         Me gusta jugar a videojuegos, comer y levantar cosas que pesen mucho.
                         @lostinlocation
                         aguilarsanchezirene@gmail.com

 

Publicat el 14 juliol 2015 a General, Obrim el blog

Compartiu-ho!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *