loading please wait..

El mito del Blanco – Alicia Peñataro Blanquez

el mito del blanco

Hace unos años me explicaron que la comunidad “esquimal” usaba distintas palabras para referirse al color blanco, ya que su entorno es la mayoría de tiempo un espacio donde la nieve lo inunda todo. Pero no toda la nieve es igual, ni tiene las mismas características y ellas y ellos necesitan poder distinguir los distintos matices por supervivencia. Es una cuestión de adaptación,  útil y practica para el día a día. Así garantizan poder vivir con mayor protección y seguridad.

Eso me hizo pensar que en nuestro mundo, “el occidental”, no es tan distinto al de la comunidad “esquimal” solo que aquí un color designa muchas cosas y allí muchas cosas designan un color. De inicio parece una afirmación fruto de un arrebato filosófico-moral sin mucho sentido más que el de una conversación en un bar.

Pero he decidido darle una oportunidad a lo que esta idea de inicio un poco absurda, nos puede aportar para pensar sobre ciertas cosas.

Hace unos meses se inició una campaña donde se cuestionaba cuál era el valor educativo de un espacio de ocio para niñas. La campaña que projecte ella inició con el lema StopPrincelandia.

Un espacio donde se crea un mundo ROSA y aquí es donde nos detenemos un momento. Un color como otro cualquiera podríamos pensar , un color sin más. Pero por qué no otro color? Y sobretodo qué significa un mundo rosa?

Cualquiera que se haya detenido ni aunque sea una decima de segundo a mirar en cualquier tienda infantil, ya sea de juguetes o de ropa, habrá podido observar las distinciones de colores que se hacen para niñas y niños, así  podemos ver que a ellas se les asignan los tonos rosados y pastel y a ellos los tonos azulados.

Casualidad, no lo creo, intención en ello, seguramente toda la del mundo “occidental”. Así bien el color rosa significa sensibilidad, delicadeza, ternura, tranquilidad y otros muchos adjetivos que seguramente nos lleven al mundo de las emociones y a los comportamientos pasivos.

De esta manera podemos intuir que un solo color, algo que de inicio parece vacuo de sentido, de repente representa muchas cosas.

Para mi entre otras representa la necesidad de supervivencia de un sistema  que nos dice como deben ser las niñas que mañana serán mujeres. Mujeres ROSAS que deberán vivir en un mundo AZUL, donde seguramente todo lo que les explicaron en ese mundo ROSA era fantástico pero quizá poco útil para ellas.

Difícilmente encontraremos algo que sea así y punto sin ninguna intención, ya sea un hecho que relacionemos con la  supervivencia en su sentido más estricto o mas cultural o social. Por este motivo  invito a todo el mundo a  desconfiar de aquello que todas las personas dan por hecho que algo es normal, ya que seguro que detrás de esa idea, se esconde una verdad universal construida por una cultura hetero-patriarcal, la nuestra la del “mundo occidental”.

Así que en un acto de  gran osadía voy a aventurarme de nuevo en el mundo de los colores para definir cual quizá debería ser el color de nuestro entorno. Y cruzando los dedos y llamando a las conciencias a que despierten para que en el futuro más cercano muchas cosas definan un color y no al revés.

Prefiero un mundo LILA, que es una mezcla de lo azul y lo rosa.  Porque no hace falta renunciar a todo para crear un mundo fantástico,  donde la igualdad de ellos y ellas no sea cosa de cuentos, sino algo efectivo y real.


foto alicia

 

 

La autora de este artículo es Alicia Peñataro Blanquez, es Llicenciada en sociologia y formada como educadora en tiempo libre.

Aficionada a hablar sobre género y coeducación.

Podéis encontrarla en twitter @momoycasiopea y si queréis contactar con ella podéis hacerlo a través de esta dirección de e-mail: alicia.penataro@gmail.com

Publicat el 23 desembre 2014 a General, Obrim el blog

Compartiu-ho!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *